miércoles, 13 de junio de 2007

numeralia

El británico de Brighton, Tony Mattia, es el coleccionista más grande del mundo…de Barbie. Mattia
juntó 1.125 muñecas articuladas, incluyendo varias versiones del novio de Barbie, Ken.


En 1990, la compañía de lencería Triumph de Japón desarrolló el corpiño más gigantesco: la prenda tenía 28
metros de taza y 24 de busto.


Un norteamericano llamado Benjamín Drucker decidió alcanzar un lugar en el libro con su cuerpo: lo llenó de 745 agujas de cirugía (de 1,2 cm) a modo de piercing. El trabajo sólo le tomó 2 horas y 21 minutos, con la ayuda de otro norteamericano que se encargó de hacer de Benjamín el cuerpo con más piercings del mundo.

harles Osborne, un norteamericano de Iowa que comenzó a tener ataques de hipo en 1922 mientras pesaba un cerdo antes de proceder a la matanza del animal. El hipo no paró y comenzó a tener 40 espasmos por minuto.
Aunque los ataques bajaron a 20 por minuto, las convulsiones le duraron 68 años! Si bien nunca pudo encontrar la cura al acto involuntario, Osborne declaró que lo único que le molestaba del hipo era la posibilidad de perder uno de sus dientes postizos en uno de los ataques. En 1990, los hipos cesaron y Osborne murió un año después.